DeOcampo

Tenía siete u ocho años, no lo olvidaré nunca. Junto con mis amigos nos colamos en un baile “con conjunto” para ver qué se cocía allí. Escondido debajo de una mesa pude observar extasiado durante unos minutos, hasta que el dueño del local nos sacó a la calle de las orejas, una preciosa Premier White Marine Pearl. Aquella visión me atrapó para siempre.
Después toqué varios años la batería, y tuve muchas, y muchas cajas. Las arreglaba, modificaba, diseccionaba, comparaba, escuchaba….Mas tarde empecé a restaurar, y conocí el material antiguo. Y me atrapó para siempre, ese sonido cálido, orgánico….
Experimenté y escuché mucho buscando “el sonido”, y lo encontré. (Gracias a Levon Helm por su ayuda)
Ahora, me atrevo a ofreceros mis trabajos. Están hechos artesanalmente, con materiales de calidad, simplicidad, mimo. Y, sobre todo, tienen “ese sonido”.

Manuel DeOcampo